Envuélveme la vulva entre tu boca
siente este vuelo que provoca
envúlvate las manos y vólcate
que el revólver sea nada
cuando tus piernas en vuelo se conviertan

vierte tu vientre en el mío
que se acaricien nuestros vértices
verás cómo la vertiente
escurre lava que enjuaga
las soledades de la vida
verás cómo la corriente
termina en volcán vivo
mientras los ombligos de raíz
se encuentran sin búsqueda
se besan y todo vale

vulvámonos amantes
vulvámonos lejos
ivagina mi lengua tejiéndote versos

vúlvete conmigo
vulvoy de tu mano
si venimos de esa vulva negra todapreciosa
de aquella blanca diamante
presúmeme tu barco
déjame ha(s)er tu mar

yo te lluvia, tú me aguas
y si agregamos nuestros cuerpos al piso
hacemos tierra,
en tormenta eléctrica nos convertimos/
en vulvos potentes/
en vulvas que explotan/
en mechas de bomba
a punto de dar el fin

be my morra
be mi amor
un vino tinto / litros de bourbon
burbujas que exploten
que mis timbres noten
que traes las altas
quiero que me digas
si te vuelvo a invitar a bailar
o vamos a buscar la paz
quizá más agua para danzar
aves que avecinen calma

o infiernos pa’ hibernar
si te vienes conmigo
acordamos ritmos
y si este canto florido te convence
mil veces
vulvemos a empezar.

Sandrah Mendoza

México, 1994


Ilustración: Egon Schiele, Two Girls Embracing (Friends) (fragmento), 1915.

Share
Share