Publicado originalmente por Paola León en GeekChick en marzo del 2016.


Como cuando conoces a muchos tuiteros con distintos oficios, porque ya tienes muchos AÑOS con tu cuenta.

Tatuadores, community managers, ninis, mercadólogos, economistas, standuperos y escritores. Algunos también son ilustres ex alumnos que de la Prepa Seis, como el invitado de hoy de la sección de Libros aquí en Geekchick.

Conocí a Miau porque alguien le dio RT y seguro leí algo que me hizo reír, lo empecé a seguir porque me divierte leer las aventuras de su “homónimo”, al que a veces (no) le pasan las cosas más chistosas ever.  Luego me enteré que tenía un libro de poemas, o sea es POETA, el sueño de toda preparatoriana y más de Coyoacán.

Un día de esos, después de estar cazándolo, fui con mi mejor amiga a la presentación del mentado “El cuarto de triques” y me gustó. Hay que leer, hay que cultivarse, aparte era entrada libre y cerca de la chamba. Fuimos pocos, pero efectivos y lo que más me gustó fue el performance. Necesitan conocerlo físicamente para caer en la cuenta que no tiene facha de poeta, tal vez de maleante o metalero, pero poeta?  *ah ah*

Quisiera hablarles más de él y de los 26 poemas que se compilaron para este ejemplar, pero no lo conozco tan bien.

Prefiero compartirles algo de su obra, que a veces dice más del autor: El día de tu boda.

Como leen, esto es algo muy personal y nada complicado o pretencioso. Miau escribe de sus mujeres, de sus experiencias, de sus fantasmas y de la vida. Su vida.

Si quieren un pedacito de este cuarto, no duden en picarle aquí para comprarlo en línea y ojalá que algún día les toque escucharlo en vivo.

“El Cuarto de triques” fue escrito por Miauricio Jiménez y pertenece a la colección Alma de Gato (poesía) en editorial Lengua del Diablo del año 2015.

Muchas gracias al autor por el permiso para publicar parte de su obra. Síganlo en twitter como @miauricio.


10487590_10152694176274227_6702863503272713496_nPaola León tiene el alma de coyote y la piel dorada. En sus manos lleva el toque del ágape, ese don que convierte en festín el alimento. Con la dosis correcta de café es capaz de aguantar hasta las estupideces de Twitter. Trátela con cariño si se la encuentra en la Ruta de la Seda, ella puede hacer de su viaje un placer o el castigo merecido.

 

 

Share
Share