No
le vi
la lengua

Le vi sus ojos,
sus manos,
su sonrisa,
el cuello,
los huesitos de la cadera
las nalgas,
y el ombligo.

Pero…
…no le vi la lengua…
…y mira que se me antoja…

¿Bailaba?
Temblaba.
¿De frío?
De miedo.

Aunque…

Sus pezones me gritaban
debajo de su blusa,
parecían querer
rasgarla,
morderla,
romperla,
dejar de besarla
para salir
a saludarme

No sé
si lloraban de frío
o sudaban de calor,
pero gritaban
y yo,
sordo
como soy,
no les entendí

No supe si querían
que les cobijara el frío
o les bebiera el fuego

Ante la duda me detuve
y ella me desdudó
dudando.

Le di
muchos
besos
de celofán
en los boca
y ella se untó
otros tantos
en los labios.

Buscó en la bolsa trasera
de su pantalón hippie-vaquero
los besos que le había dejado
c
o
l
g
a
d
o
s
en las pestañas
y en los aretes.

Besos tramposos
y tan bien entrenados
que se
e
.  s
.    c
.      u
.      r
.    r
.  e
n
de sus lóbulos
a sus labios,
de sus ojos
a sus senos
y de su pantalón
(mmm)
a su vulva,
luego vuelven a la bolsa.

Yo saqué su mano
con mi mano
y me la puse
como muñeco guiñol,
como títere transa
y comencé a acariciarla toda
con sus manos.

Tocamos sus nalgas,
a                                                  s
g                                                      u
a                                                            .
r                                                                c
r                                                                  a
a                                                               d
m                                                           e
o                                                       r
s                                                  a
apretamos sus pechos
y con los dedos
meñique
y anular
mordimos sus pezones

antes de penetrar
su ombligo
con el cordial,

antes de permitirme
besarse
nuestras manos
con sus muslos.

Y
yo
le daba besos
de celofán
en el cuello.

Y
ella,
sucia de sus manos
y mis caricias,
tomó un baño
y me olvidó…

Pero sé
que a veces me recuerda,
o a mis besos,
se llevó mis besos más sabrosos,
mis caricias más cachondas
en la bolsa trasera
de su pantalón

Debe utilizarnos
cuando tiene frío
o calor
o sed
o soledad
o simplemente
cuando quiere
recordar
aquel día
en que no le vi la lengua

…y mira que se me antoja…


Foto: Evolo.
Bajo y bataca bucal: Luis Cáceres.
Grabación: Sergio Félix.
Mezcla: Nadie.

Share
Share