Publicado originalmente para Trovadictos.com el 3 de mayo del 2004.


Morocco entró en esta sala.
Le Miriem: Mau, te extrañé.
Libélula: Ese Mau, siempre entras cuando estamos hablando de ti.
Morocco: Kiuvo!!!
Morocco: ¿Y eso?
Morocco: Kiuvo, E!
Libélula: Ya ves.
Le Miriem: ¿Quién es el joeputa?
Morocco: Jueputa, Silvio ¿Quíén más?
Le Miriem: ¿Cantó?
Morocco: Simón.
Libélula: ¿Dónde?
Morocco: En la conferencia que dio en el Festival de la Palabra, en el foro pusieron una reseña bien chaqueta.
Libélula: Ah, va.
Le Miriem: ¿Qué Cantó?
Morocco: Un pedacito de Pequeña Serenata Diurna, yo lo oí por fon, me lo pasó la Jika.
Libélula: Ya estoy leyendo.
Morocco: Silvio confirmó que sí va a cantar el sábado, ya lo invitó Aute.
Le Miriem: ¡Vamos!
Morocco: $250
Le Miriem: Difishil.
Ephra: Mau, investiga si podemos conseguir acreditaciones de prensa para Trovadictos.com ¿no?
Morocco: OK, yo lo veo con Jika.
Ephra: ¿Vas a ir?
Morocco: No creo, $250 es una lanota y para mí sería el doble.
Morocco: Además no pagaría $250 por ver a Delgadillo.
Morocco: A Argudín no lo conozco y a los otros los he visto gratis.
Le Miriem: Pero ¿y Fito y Aute y Silvio?
Morocco: Es mucho varo nomás por la posibilidad de ver a Silvio en dos rolas, además no tengo varo.
Le Miriem: ¿Si los tuvieras?
Morocco: No creo, mira, tal vez por Fito y Aute solos sí los pagaría, pero Delgadillo abarata el concierto y encarece la entrada.
Morocco: Definitivamente no pagaría $250 por ver a Fernando Delgadillo.
Libélula: Pero son precios a los que sus fans ya están acostumbrados por verlo solo.
Morocco: Es que sus fans compran cualquier cosa, yo no los pagué por ver a Delgadillo cuando me latía bueno ¿por qué voy a pagarlos ahora que me da hueva?
Le Miriem: Eso sí.
Morocco: Igual y la Jika me consigue un boleto, a ver que tal…

Y la Jíkama lo consiguió. No fue uno, fueron 4 entradas repartidas entre 4 poetoides: (Abdiel) Enar, Lufemol, La Flaca y Yo Mero Simpson. Por la mañana del sábado me llamó Zapatito y pasó por nosotros al cantón con Arturo Pérez-Tejada… eso fue un parototote porque el Centro Banamierda queda hasta Kasdelachingada.

Así llegamos los poetoides a recorrer el Festival de la Palabra. Mi primer comentario fue con respecto a lo pulcro del lugar y esas cosas que no van con lo mío. Mi primer desconcierto (fuera de la desorganización de la que me he enterado en dicho evento) fue en la taquilla: «Por causas de fuerza mayor, LUIS EDUARDO AUTE no asistirá al concierto del sábado». Confirmada su inasistencia creí que peligraba la presentación de Silvio. El segundo fue la estafa: $20 la entrada y $10 con credencial de estudiante, pero pagues como pagues te dan un boletito que dice que la entrada es a $10 y lo peor es que cuando entramos las gente que revisa que hayas pagado rompe el boleto y se queda con la parte que los incrimina, así que no puedes ir a quejarte con nadie porque no tienes pruebas de lo que te cobraron.

Yo había pensado que para el otro podríamos organizar una coperacha y poner un stand de La Tortillería Editorial para vender dinocientos libros, pero al entrar y ver la escasa concurrencia en sábado, pues se me quitaron las ganas de pagar U$130 /m2 para poner un pobrecito stand de güeyes sin varo que querían vender unos cuantos libritos para llevar comida a la casa a través de una editorial independiente. Yo estaba medio desilusionado porque la literatura no llama a la gente, pero fue peor cuando llegó la Jíkama y nos dijo que había un chingo de gente, que en toda la semana no había estado así.

Comenzamos a recorrer los stands, lo primero que hice fue conseguir el maldito libro del programa Para Leer de Boleto en el Metro, cosa que en el Metro nunca pude hacer. Rebajas. Ofertas. Poca gente. Ay nanita, libros cristianos. ¿Dónde está Discos Pueblo? ¡A huevo, sí podemos fumar! Nos perdimos Un Perro Llamado Dolor… fue hace media hora. «Tu nombre en japonés». No hay varo. ¿E Isa? Fue a dejar unos libros en paquetería con Abdiel. Poca gente. Mira, ahí va esa morra que jodió harto en Poetoidesía. ¿A qué hora llega Lufemol? Oscar de la Borbolla. Poca gente. Vamos a comer algo ¿no? (Onomatopeya de Eructos) Ya son las 8, váyanse unos a formar. Miren, ese güey es el Andreu. Nos vemos en la fila. ¡Lufemol! Parece campo de concentración. Divisiones. «Los que traen gafete por acá». Cinthia debe estar con Arturo e Isa. «No se metan, no se metan». Chingo de gente. ¿Cómo que no está con ustedes! Voy a buscarla en la fila. Ya la encontré. ¡Andreu, Lufemol! Aquí estaba, me mandaron a formarme ¿no? Cuando nos separamos me formé. ¡Vengan! Isa no se quiso meter que se le hace muy mala copa. ¡Abdiel! Reencuentros. No me revisaron, hubiera traído mi grabadora. Malditos elitistas, a mí sí me revisaron. ¿Vamos a estar parados? Esto está más culero que en el Zócalo. Pobres de los que pagaron $250 es un robo. No te vuelvo a invitar Chelas. Maldito tezontle, está de la verga. Espera…

Aparece Silvio en el escenario. Gritos. Silvio intenta hablar. Los gritos no lo dejan. Silvio bravo regaña a la gente y les pide que lo dejen hablar (ese es el Silvio que conozco). Habla de Argudín y Trovarroco (si el pasto no hubiera sido sintético creo que se hubieran escuchado los grillos). Silvio dice que va a estar Delgadillo (gritos de fans) y Fito (gritos más chidos, al menos atrajo más gente). Silvio dice que cantará. Alguien pide Ojalá. Pinches nacos. Quiero cantarte un beso, pero todo se confunde entre un millón de huesos y derrumbes. Desde los tiempo más remotos vuelan los ángeles guardianes. ¡A huevo, la estrofa del Che! Silvio se levanta ¡Otra! ¡Otra! Silvio se sienta. «Esta canción la compuse aquí, en México». Si me dijeran pide un deseo. Silvio se levanta toma su carpeta y se para a 2 pasos de la silla. Se sienta de nuevo. ¡Compañeros poetas, tomando en cuenta los últimos sucesos en la poesía… (jajaja) Compañeros poetoides. ¡Que mal chiste! Que feo arreglo. ¡Silvio! ¡Silvio! Silvio no regresa.

¡Silvio! ¡Silvio! ¡Vaya falta de respeto! ya está Argudín sentado y la gente aun le grita a Silvio. «Yo soy amigo de Silvio», dice Argudín. Sólo le faltó decir que los que gritaban no lo son. Cuentan que cuando un silencio. ¡Ese es colmillo! Ellos son Trovarroco. Otra rola. Besos cachondos con rola ojete de fondo. ¿Por qué lloras? ¿Nunca has llorado de felicidad? ¡Que chingones requintos!. Última rola de Argudín una de celulares. Un naco con el celular en lo alto, como si fuera encendedor. Adiós Manuel. Sonido de grillos en la mente del Moro.

¡Aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaah! Delgadillo a escena. En esta tierra he visto mi primera luz. ¿Por qué tienes esa cara? Porque esto está de hueva. Te he venido suponiendo en todos los días que me faltan. La trova no es para masivos. Silvio solito podría hacer algo, pero no con sólo cuatro rolas. ¿Qué se ha dicho de la cancion de protesta? ¡Como hemos crecido! Silvio le abrió a Delgadillo. No mames. Es de verdad, ya estas aquí. ¿Quita esa cara? ¿Para qué veniste? Hoy que llevo en la boca el sabor a vencido. ¡Que mal! Tú no eres para conciertos. ¿Para qué la canta? Sí, lo que pasa es que no estoy hecho para soportar a los fans.

Música de fondo. Tramoyistas. Entra Fito. Es su evento, por eso estaba anunciado con letras más grandes. Varias rolas que no conozco porque comencé a oirlo en El Amor Después del Amor y me quedé en Abre (maldita economía). Suena bien, me comienzo a prender. El Diablo de tu Corazón. ¿Qué mamada es esa de Dios Santo? Comienza el día y una luz sentimental. ¡A huevo! Tengo que correr, tienes que correr, a toda velocidad. ¡Que bonita rola! En un café se vieron por casualidad. Ya estás en un concierto ¿verdad? Simón. El chico de la tapa ayer vendía flores en corrientes. No podía separarlas. Tu amor abrió una herida porque todo lo que te hace bien siempre te hace mal. ¿Y tú por qué lloras? Yo te pido un favor, no me dejes caer en las tumbas de la gloria. ¿Y Fito? Mientras se besaban dijo que su Guille Vadalá, iba a cantar una rola. Chida rola. Música para Camaleones. ¡Carlos Monteagudo! Psicodélica star de la mística de los pobres. ¿Ya cantó Naturaleza sangre? No sé, no tengo el disco. A mí me costó 80 varos, como ya es independiente está bien barato. Tercer Mundo. ¿Qué van a hacer después? Nada, alimentar a Diana y dormir. ¡Vamos al after con Fito, pero somos un chingo, pues si quieren vamos al hábito, la última vez que estuvimos estaba Cecilia Roth tratando de cogerse a… Brillante Sobre el Mic. ¡Es esa, esa es Naturaleza Sangre! Está bien chida. En esta puta ciudad. Que chido grita puta ¿no? ¿Con una historia así no lo harías tú? Se me hacía tarde, ya me iba, siempre se hace tarde en la ciudad. Shana, shanaina. ¡Otra! ¡Otra! ¿Nos vamos a quedar al encore? Va a ser un desmadre para salir del estacionamiento. ¿Quién dijo que todo está perdido? Nunca la había oído con Fito. Es la neta. Porque no engraso los ejes me llaman abandona’o. No mames, la ligo con Los ejes de mi carreta. ¿Silvio? ¿Quién es Silvio? ¡Que chingue a su madre Silvio! Si a mí me gusta que suenen ¿pa’ que los quiero engrasa’os. Yo vengo a ofrecer mi corazón. ¡A huevo! Todas la mañanas que viví, todas las calles dónde me escondí. Con esa rola yo conocí a Fito. Ya no va a regresar. Vámonos.

¡Que chingue a su madre Silvio! (Chiflidos con mentadas. Risas del Mau) ¡Culeeeeeero! Me gané mis mentaditas de chocolate. Pinches fans. Me gané mis chocoretas. Pinche Mau.

¡A huevo, Abdiel, dejamos tres chelas en el coche! Han de estar calientes. ¿Y las vamos a tirar? Nel. ¿Vienen borrachos? No, nomás se están haciendo. ¿Les llegó el olor a mota? Se tardaron mucho, no había nadie con autoridad ahí dentro. Que estafa para los que pagaron los 250 varos. Simón, en el Zócalo hubiera estado más cómodo y gratis.


Foto: Algún alma caritativa que la subió a internet.

Share
Share